EN

Estrés, qué es y cómo afecta a nuestro cuerpo y nuestra vida

 

Cuando pensamos en estrés, normalmente, pensamos en un determinado estilo de vida, de persona, ritmo diario, elementos de una vida que causan estrés y lo que ocasionan…

Piensa en ello.

¿Qué te viene a la mente cuando hablamos de estrés?
¿Cómo lo definirías, qué significa para ti el estrés?
¿Qué lo causa o te lo causa?
¿Cuándo hay más o menos en tu vida?

Pero en realidad todo eso es algo mental y conceptual.

Son ideas, son juicios o prejuicios…

 

¿Dónde y cómo está y es el estrés, verdaderamente?

Lejos de ser una experta en la materia (y por eso os remito a otros profesionales y lecturas en todo este módulo) me he dado cuenta de algunas cosas en los últimos años…

Podemos llevar vidas aparentemente tranquilas, vivir en la naturaleza, llevarnos al slow life, tener un buen work-life balance pero sentirnos estresadas.

No hace falta vivir en Nueva York o en una gran ciudad, ser CEO de una empresa, viajar constantemente, estar todo el día fuera de casa y no tener ni un segundo para una misma, con una casa, varios hijos, etc (todo y más) para vivir estresadas. No hace falta llevarnos a extremos que al verlos directamente relacionamos con estrés. 

No, podemos estar en otro mood completamente opuesto y diríamos que tranquilo, calmado y sosegado pero aun así, estar en estrés.

Lo he visto en muchas mujeres a las que acompaño desde hace años, en amistades mías y en mí misma, de forma muy clara y directa.

 

¿CÓMO ES POSIBLE ESTAR VIVIENDO UNA VIDA TRANQUILA Y ESTAR EN ESTRÉS?

Porque existen varios tipos de estrés, algunos de ellos que no tienen que ver con las prisas o el ruido externo o la velocidad de la vida.

Se trata de estrés crónico, de estrés emocional.

El estrés no deja de ser una respuesta ante el peligro.

Y a día de hoy el peligro no es un tigre persiguiéndonos por la selva pero aún así, nuestro cuerpo, nuestro sistema nervioso, responde del mismo modo, activándose para lo que conocemos como “lucha-huída”.

LA RAE define el estrés como,
Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.

Vamos a detenernos aquí por unos instantes.


¿Qué te hace sentir en peligro en tu vida?
¿Qué te hace entrar en tensión, agobiarte?

Piensa en ello y da una respuesta, escríbela antes de seguir leyendo y ver mis ejemplos. 

 

Ok, ahora que has escrito tus respuestas, comparto ejemplos habituales:

Quedarte sin trabajo

Una discusión con un jefe o compañero de trabajo

No ser buena en tu trabajo o en algo de tu vida

No ser una buena madre

No llegar a todo

No ser suficiente

Fracasar en algo importante

No llegar a final de mes

Que la persona que quieres te deje

Que no vaya bien tu relación de pareja

No lograr las cosas que quieres 

Demasiado trabajo

No tener tiempo libre 

etc etc etc

(He colocado palabras que nos vendrían a todas a la mente pero que son algunas, realmente “duras”; las puse a propósito, por ejemplo “fracasar”).

Todo eso y mucho más, causa tensión, miedo, agobio, desbalance, pánico extremo… Y sabemos que nada de eso, si lo pensamos con detenimiento y consciencia, va a causarnos la muerte o una enfermedad pero este tipo de cuestiones causan un DOLOR igualmente inmenso, desmesurado, que tiene que ver con la psicología y emocionalidad / sensibilidad de cada persona, de su propia historia, heridas no sanadas, que mucho tiene que ver con su niña interna, su sombra… (te recomiendo leer esta newsletter sobre ese estado de lucha-huída y la niña interna).

Y muchas veces, vivimos instaladas en esa tensión y miedo, de forma permanente. Algunas personas, desde pequeñas. Y eso, es lo que llamamos estrés crónico y si la temática o fuente de tensión y malestar es más de tipo emocional, entonces es estrés emocional también.

Imagina que te sucedió algo de pequeña (puede ser un gran Trauma, con T mayúscula -muerte de ser querido, abandono, drogas en padres, etc o en minúscula, un comentario que te dolió y creó en ti una herida que nunca fue sanada) y te hizo sentir de un modo que te llevó a moverte por la vida de una manera determinada, seguramente influenciada por ese estrés (hiper-rigidez para ser aceptada o perfeccionismo o controlar para sentirte a salvo…). Todo eso va calando en ti de forma silenciosa y se almacena en tu cuerpo.

Podríamos seguir explorando esto aquí pero mi idea es abrirte los ojos, plantar una semilla en ti y animarte a investigar sobre todo esto, más allá de mis palabras y sobre todo, en referencia a ti.

Te recomiendo revisar todas las recomendaciones del mes para elegir aquellas que resuenen contigo y aprender más sobre el estrés, sus distintas formas y la incidencia en nuestras vida. La entrevista de Marta León o Sergio Abanades en el podcast pueden ser muy reveladoras así como los libros recomendados, para mí especialmente el de Gabor Maté.

Un ejercicio antes de despedirnos,



APRENDE A IDENTIFICAR EL ESTRÉS EN EL CUERPO

¿Cómo llegamos a ser conscientes de su existencia?

  1. OBSERVACIÓN

Contacto contigo.

Estar en ti, estar en tu cuerpo, escucharte y escuchar las señales.

Si estás en contacto diario contigo, es mucho más fácil (que no significa que eso lo solucione todo pero al menos tienes INFORMACIÓN) identificar las cosas, darte cuenta de lo que está sucediendo.

Con la información, que viene de observarte a ti y lo que te está sucediendo, puedes tomar decisiones.

Un libro muy interesante es Usted Puede Sanar su Vida, de Louis Hay, que tiene al final de todo, un glosario con síntomas y los posibles significados de cada uno de ellos y cómo trabajarlo (brevemente).  Pero no necesitas su libro para hacer esto que te estoy proponiendo.

De hecho ya tienes muchos recursos y herramientas para estar contigo y observarte si llevas tiempo por aquí. La meditación, la escritura, sentarte contigo a diario, un body scan… te lleva todo ello a check-ins en los que la información llega.

¿Cómo estás, cómo te sientes, qué molestias físicas tienes, qué te duele?

 

       2.  Los DOLORES/EXPRESIONES en el cuerpo y del cuerpo son fuente de gran información.

Una erupción en la piel,

una migraña,

molestias digestivas,

alteraciones en los ciclos – temas hormonales,

dolores de espalda o cervicales

(…) 

 

¿Y qué hacemos cuando identificamos un dolor o molestia?
Primero de todo, no hay que volverse loca porque no siempre algo físico es un tema de estrés. Ahí te recomiendo dejar salir a la exploradora y curiosa que tienes dentro para llevarte a investigar más allá de lo superficial (sin obsesionarnos porque eso es fuente de más estrés) y guiarnos por nuestra intuición.

Otras preguntas importantes:

¿Qué activa y dispara tu Sistema Nervioso?
Esto quiere decir, ¿cuáles son todas aquellas cosas que te hacen activarte, sentirte mal, salirte de tu centro, estresarte, alterarte
Haz una lista a continuación.

¿Qué te calma, regula tu Sistema Nervioso?
Escríbelo a continuación.

Una vez hagas tu ejercicio, puedes leer sobre lo que pone en balance tus niveles de cortisol (que es la hormona del estrés) y aprender a identificar si estás en altos niveles o no. Leer aquí.

sbobet

slot deposit qris

slot888

slot bonus 100 to 3x

slot gacor 777

slot888 gacor

slot qris

sbobet

Gracias por suscribirte a Dentro Studio.

 

Bienvenida a este nuevo espacio de crecimiento y expansión mensual en el que nutrir todos los sentidos. Un lugar para elevar tu alma, tu vida y tu día a día.

Tomamos nota de tu llegada a este espacio y recibirás noticias de Dentro Studio en breve con tus credenciales para acceder a todo el contenido exclusivo.

 

“The best way to take care of the future is to take care of the present moment” — Thich Nhat Hanh

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.