EN

My Love Story

 

Hoy quiero hablar un poquito de mi propia historia de amor, la mía, la que he tenido y tengo a día de hoy conmigo misma.

Al ser una historia de amor, me remito al momento exacto en que comenzó.

Antes estaba en un limbo de desamor, de intento, de quererme un poquito, intentarlo más e insistir, luego soltarlo porque no sentía nada bueno, de no conseguirlo demasiado…. Así por años.

 

Por eso siento que My Love Story empezó cuando el yoga me atrapó en 2015.

Antes lo que yo vivía era más bien un continuo desamor.

Trataba de quererme pero no había manera.

El yoga me suavizó, me enseñó a mirarme de otro modo, a mirarme y VERME de verdad.

A ver a esa mujer que era realmente y empezar a abrirme a la posibilidad de aceptarla tal y como era.

Viví años tratando de ser otra.

Me metí a mí misma en el molde que creí que debía ocupar.

Quizá me habrás oído hablar de ello. La buena niña, estudiosa, responsable, perfecta.

Eso creó en mí un molde de rigidez y de exigencia.

 

Con los años, gracias a mucha terapia y trabajo interno, he descubierto que lo que yo

creía que era mío de serie (excesiva responsabilidad, exigencia, perfeccionismo) es el resultado de mi búsqueda por encajar y sobrevivir en unos entornos y momentos hostiles para mí. Adaptación que me llevó a negar mi parte más fluida, orgánica y flexible. Esas partes que desterré porque no me servían y que gracias a mi búsqueda, he recuperado y las he traído de vuelta a mí.

También lo físico, por supuesto.

“Si me cuesta tanto ser de un modo determinado en el plano del carácter, cambiemos tu aspecto que parece más sencillo”. Así comenzó mi anorexia.

Ser bonita, pesar unos kilos determinados, anular las curvas… Ese era el foco, ese era el objetivo.

Fueron muchos años de negación, de deprivación, de silenciar partes…

Hasta que el yoga llegó y empecé a amarme.

De ahí que siempre insista tanto en traerlo a nuestras vidas.

 

De ahí que el primer mes de Dentro Studio, a pesar de que no me siento la mejor profesora del mundo ni pretendo serlo, haya creado dos clases de vinyasa para que todas las mujeres de la suscripción, practiquen y se enamoren de la práctica para amarse también a ellas mismas.

Empecé a practicar de modo regular varios días por semana (cuatro en un inicio), luego a diario, por 20 minutos, luego decidí hacer un teacher training… y a la vez que profundizaba en mi práctica diaria de yoga, entraba en contacto con más partes de mí a través de la alimentación, la belleza, el consumo…

Se despertó en mí el interés de cuidarme a todos los niveles.

Pase de descuidarme a cuidarme.

De maltratarme a tratarme con delicadeza y consciencia.

De rechazar la mujer que era a interesarme por ella y buscar modos de darme lo que necesitaba.

De decir “no” a la comida a aprender muchísimo sobre alimentación y cocina para darme lo mejor.

Fue un camino largo y profundo pero fue el mejor de los caminos que podía tomar para mí, para devolverme a la mujer que era y llevarme a una vida más luminosa y plena.

Hoy me amo.

Aunque haya días que no me vea hermosa pero sé que es pasajero.

Que seguramente mi estado de ánimo estará haciendo de las suyas.

Que no es mi aspecto que está mal.

Que no hay nada malo en mí.

No tengo las caderas ni el culo que quisiera.

Sí, ya está, lo he dicho.

Pero tampoco la altura y ¿qué hago con eso? ¿Me añado unos centímetros?

Hay cosas que no podemos controlar, provocar o cambiar y está bien.

 

Aún hoy sigo avanzando y profundizando en la relación conmigo misma.

Aún hay veces que me llevo a lugares que no debería.

Nunca tan terribles como en la adolescencia pero aún a veces me pido demasiado pero lo bueno es, que me pillo mucho antes y me detengo. Porque sé que por más que haga ciertas cosas, no voy a lograr lo que la naturaleza no me ha dado.

Así que me alimento bien y me llevo a las prácticas que me nutren y me abrazan.

He dejado de martirizarme con ejercicio físico que no me gusta y no me lleva más que a sufrimiento, he pasado a comer pizza de vez en cuando porque me hace feliz sí y a intuitivamente, mover mi cuerpo con lo que nos gusta, a él y a todo mi ser.

 

Por ello insisto siempre tanto en los rituales, en el cuidado diario.

Porque eso estableció un diálogo conmigo misma que me permitió cuidarme sin ninguna negociación. Día a día. Priorizarme.

¿Qué hay de tu historia de amor?

¿Te apetece contarme algo?

Me encantará leerte.

 

Te mando un abrazo inmenso lleno de cariño.

Hasta pronto,

Anna

sbobet

slot deposit qris

slot888

slot bonus 100 to 3x

slot gacor 777

slot888 gacor

slot qris

sbobet

Gracias por suscribirte a Dentro Studio.

 

Bienvenida a este nuevo espacio de crecimiento y expansión mensual en el que nutrir todos los sentidos. Un lugar para elevar tu alma, tu vida y tu día a día.

Tomamos nota de tu llegada a este espacio y recibirás noticias de Dentro Studio en breve con tus credenciales para acceder a todo el contenido exclusivo.

 

“The best way to take care of the future is to take care of the present moment” — Thich Nhat Hanh

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.