EN

Mi experiencia con la manifestación

 

Siempre hablo en los procesos de coaching con las mujeres a las que acompaño que lo que hacemos en ese espacio y tiempo juntas, en definitiva, es vivir y experimentar un proceso de conciencia, de ver, de abrir los ojos. Pido constantemente que observen, identifiquen, que practiquen eso a diario porque ese VER es lo que nos permite que el resto suceda.  Que la manifestación sea, que creemos la vida que tanto anhelamos.

 

Mi experiencia con ese ver y con la manifestación

La primera vez que manifesté algo, algo de lo que hoy soy consciente, fue mi primer emprendimiento. Fue rápido, casi instantáneo, había en mi una seguridad inmensa. Y en cosa de 15 días, tenía dos propuestas para trabajar por mi cuenta, estando aún en mi trabajo anterior, empleada en una agencia de comunicación, un trabajo en el que llevaba 5 años. Lo dejé. Me lancé de pleno. Eso era el verano del 2016.

Manifesté varias cosas en mi vida, casi sin darme cuenta. Fue luego que vi esa capacidad que una tiene innata en ella cuando conecta con las cosas, trabaja en su mente y de verdad cree en lo que está visualizando. Esas manifestaciones se sucedieron entre 2017 y 2019.

Más tarde me adentré de un modo totalmente consciente en el trabajo de la MANIFESTACIÓN sobre todo a través de los grandes maestros Joe Dispenza y Wayne Dyer. Experimenté una conexión absoluta con ambos y empezó una verdadera expansión en mí. Manifesté mi segundo viaje a la India y cerrar varias cosas emocionales que dolían en mi vida. Verano de 2019.

Durante 2020 y 2021 estuve trabajando más profundamente en el subconsciente, la manifestación, el trabajo de la sombra, integración de mi niña a través de otros maestros y de la propuesta de Lacy Phillips y también de la doctora Tara Swart.

En este tiempo he repetido a diario hipnosis, visualizaciones y meditaciones. He escuchado talks y podcasts, leído sin parar, escrito a diario libremente y también atendiendo a ejercicios de journaling dirigidos a trabajar aspectos muy concretos, he trabajado con terapeutas y coaches. He estado en varios procesos en grupo.

Creía que mi mayor crecimiento fue cuando en mi juventud superé una enfermedad, sobre todo ayudada por el yoga. Luego pensé que crecí muchísimo tras mi visión en Bali y mi cambio de profesión y de vida… pero en estos momentos, desde finales de año estoy viviendo una enorme expansión, una evolución inmensa y profunda, accediendo constantemente a mi mindset para seguir trabajando en creencias que no me dejaban seguir con mi evolución y expansión.

Estoy invirtiendo más que nunca en mí y en mi desarrollo. Estoy trabajando junto a profesionales admirables del mundo terapéutico. También de personas más conocidas que han vivido grandes transformaciones en cosa de poco tiempo. Mujeres que me inspiran y que estando a su lado, me permiten expandirme de un modo más grande de lo que pudiera haber imaginado para mí.

Después de la primera cuarentena, manifesté mudarnos a Mallorca. Vivimos en casas increíbles por 10 meses. Entre 2020 y 2021. He manifestado la casa en la que vivimos ahora mismo en Lisboa, septiembre de 2021.  Y sigo…

 

¿Y cómo se logra todo esto?

Si has llegado hasta aquí, si me has leído, habrás visto el proceso seguido. El trabajo interno en el que estoy involucrada siempre, constantemente. Lo adoro y creo que es el camino hacia lo que deseamos.

Logramos que las cosas sucedan:

COMPROMETIÉNDONOS
CONFIANDO
DEJANDO IR
RODEÁNDONOS DE PERSONAS QUE NOS EXPANDEN

Y trabajando CADA DÍA en aquello que creemos.

 

Comparto todo lo que aprendo en mi camino por estos espacios (blog, ahora hacía mucho que no aparecía por aquí, newsletter, instagram…) pero para grandes cambios  y saltos, hay que dar un paso más. Por eso salen los contenedores de coaching en grupo. Por eso los espacios individuales, tanto de vida como profesional. Por eso la nueva propuesta de suscripción mensual en la que os voy a estar compartiendo muchísimo para que podáis trabajar por vuestra cuenta. Para dar un verdadero salto cuántico, el compromiso que se pide es superior y si lo sientes, si estás dispuesta, EL MOMENTO ES AHORA. Yo te diría, BASTA DE EXCUSAS, sobre todo contigo misma.

 

Un abrazo,

Anna

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.