EN

Creatividad e inspiración

Fotografía de Carla Step

 

La creatividad y la inspiración forman parte de mi vida. Supongo que de la gran mayoría de personas pero con esta afirmación me refiero a que la vivo y la siento con mucha conciencia.

Siempre han estado ahí y su presencia es muy fuerte para mí, tienen un gran protagonismo e importancia en mi vida. De hecho para mí forman parte de mi felicidad, contribuyen a ella y siento que una vida sin estimularnos, nutrirnos, crecer, descubrir y maravillarnos con encuentros llenos de de luz y de estimulación… se queda corta, nos paraliza y no nos lleva a vivir todo lo que podríamos estar viviendo.

La creatividad y la inspiración vienen de muchos lugares. Seguro que lo sentís a diario y que a veces os sorprende como nos las cruzamos de repente con una lectura, una conversación, un paisaje, un paseo por la ciudad, una frase que parece que vaya directa a ti o esos momentos diarios en la esterilla de yoga o en el cojín de meditación. Esos momentos son potentes y podemos tener grandes llegadas de información y de ideas creativas. 

Encontrar la belleza a nuestro alrededor. Eso sin duda me inspira y me hace sentirme creativa. Personalmente la veo en muchísimos lugares. Soy muy observadora, capto todo, lo fotografío, lo escribo, lo retengo. 

Desconectar, moverme, sentir que mi cuerpo está vivo, con energía. Moverme a través del yoga y sentirme fuerte y enraizada con los pies en la tierra. Caminar, cambiar de espacio para no sentirme anclada. Eso me ayuda a desconectar de lo que esté haciendo para airearme, parar, callar, dejar de producir y después volver con fuerza y energía. La meditación, el silencio. 

El incienso, las velas, crear ambiente si es de noche, música de fondo y escribir a mano.

Un ambientador.

Cuidar de mí misma, el bienestar. Los rituales, rutinas, mis mañanas. 

La luz natural. 

 

Siento que la creatividad puede estallar en cualquier lugar, momento, situación y ser provocada por cientos de estímulos: cocinando, ordenando, haciendo un collage, pintando aunque no pintes nunca, creando un ramo de flores, la naturaleza en casa aunque no vivamos en el campo… Necesito rodearme de plantas, flores, vida. Esa frescura que nos aporta, esa vitalidad.

 

¿Qué otras cosas me mantienen creativa, despierta e inspirada?

  • El orden, la claridad, la armonía y la belleza. Para mí es muy importante la limpieza y el orden. Estar y rodearme de ambientes armónicos, claros, limpios (en el sentido estricto de la palabra y a nivel de elementos; espacios que no me abrumen con exceso de mobiliario o de objetos), amplitud, confort. Sentirme cómoda ahí dónde esté. Es un tema estético que me permite en primer lugar sentirme bien en ese espacio, por el orden y la belleza y por la energía que se mueve. Mi casa por ejemplo y el espacio de trabajo son esenciales porque en ellos te nutres constantemente, incluso cuando te sientas en el sofá a no hacer nada. Recargarte, descansar, estar en silencio… eso inspira, eso es creativo, eso te reconstituye y te alimenta. 
  • Dejar espacios para el silencio y estar sin interrupciones, sin dejar que lleguen estímulos de fuera. 
  • Todo cuanto nos rodea. Me nutro de cualquier vivencia o experiencia diaria. No es que vaya pensando en ello siempre de un modo consciente. Es algo más sutil, silencioso que va colándose hacia adentro aunque he de reconocer que me muevo por la vida con los cinco sentidos bien abiertos y recojo muchos estímulos de aquello que tengo cerca de un modo u otro. Presto atención a cada detalle, a cada “algo” que me sorprende o me parece interesante. Eso nos enriquece. Siento que no quiero perderme todo lo que hay “ahí”. Un espacio, una conversación, un gesto, un libro… Estar abierta, atenta, receptiva y sensible a lo que nos rodea, a lo cotidiano.
  • Conversaciones internas. Mi propio diálogo interno me lleva a construir frases. Frases para todo. Pienso como si escribiera. ¿Tiene eso sentido? Así lo vivo. Construyendo, literalmente. 
  • La lectura y el aprendizaje. Sumergirme en libros, revistas, newsletters de personas inspiradoras, artículos, fragmentos de instagram…  Y aprender siempre algo del modo que sea. Ampliar la mirada y el conocimiento. Eso me coloca en otro lugar, en otra posición, me da otras perspectivas, propias, de los otros, del mundo, de situaciones. También me siento distinta cuando comprendo las cosas de otra manera. En general la comprensión me da amplitud de mirada pero también paz, me relaja, sobre todo cuando la comprensión se refiere a cosas más internas, del alma, de los demás, de las personas.
  • Recopilar todo aquello que me atrae e interesa. Lo guardo en carpetas físicas, en todos los libros que hay en casa, notas en libretas, en el ordenador en documentos de drive, otros en el escritorio, en una carpeta titulada “ESCRIBIR” o “INSPIRACIÓN”, en emails, notas del iPhone, en la libreta del bolso, en el diario / journal… Nunca sabes cuándo lo puedes necesitar pero lo tienes ahí.

Y tanto más… 

 

La música, el arte, el diseño, películas, series o documentales. Las personas de mi vida. Observar lo grande o lo pequeño, un rayito de luz, hacer fotos me estimula enormemente… La vida está llena de estímulos que me entusiasman y me expanden, hay un océano ahí afuera, un mar de posibilidades.

 

Y a vosotros, ¿qué os nutre, inspira, despierta la creatividad y además os aporta bienestar y confort?

Si queréis seguir leyendo sobre este tema, quizá os interese este otro post que escribí hace algún tiempo: INSPIRARSE A DIARIO.

Un abrazo,

Anna

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.