EN

Love letter

Escribirse una carta de amor a una misma. Este es un ejercicio que os recomiendo hacer siempre que lo sintáis y un habitual en los procesos de coaching conmigo. La gran mayoría de propuestas de trabajo conmigo pasan por escribir y hacernos preguntas para reflexionar, te resumía aquí el porqué de escribir.

 

Escribirte una carta es una manera de hablarte, de reconectar contigo, de ver y valorar lo que tienes, haces, lo conseguido… Céntrate en lo bueno y en tu capacidad de hacer y gestionar las cosas. En superar lo malo (o no tan bueno), en decidir, en ser auténtica, pura… En ir a por aquello que quieres y dejar atrás lo que no te sirve o funciona.

 

La verdad es que se trata de algo muy íntimo, muy personal pero, no tiene porque leerlo nadie, es tuyo, es para ti.

Yo sin embargo me animo a compartir la mía para que te sirva de ejemplo y veas qué tipo de cosas puedes escribir. Haciéndola tuya, por supuesto.

Anímate y si la escribes y quieres compartir cualquier cosa conmigo o simplemente comentar la experiencia, escríbeme.

¡Disfruta!

 

Fotografía: Carla Step

 

Queria Anna,

2019 fue intenso pero al mismo tiempo increíble, enriquecedor, revolucionario y lleno de luz. 

Llevabas algún tiempo arrastrando dudas y no estando en tu completo potencial, dando no todo lo que hay en ti, con tu energía a medias y sabiendo que había cosas que necesitabas y deseabas cambiar.

Decidiste hacerlo. Decidiste ser valiente y romper con todo por un tiempo para escucharte, darte espacio y tiempo para regresar a ti y reconectar con tu verdadera esencia. Fuiste valiente, dejaste atrás mucho, cerraste una etapa, una relación y cogiste un vuelo para marcharte durante un mes. Tenías dudas, tenías miedo pero aún así lo hiciste y fue una de las mejores decisiones que podías hacer, uno de los mejores regalos que podías darte. Aquel viaje, aquel tiempo en Bali, íntegramente para ti, supuso un punto y aparte en tu vida. Te cuidaste más que nunca y te escuchaste con total atención, mimo y cariño para darte lo que te estabas pidiendo. Volviste a casa siendo nuevamente tú, tú que habías estado un tiempo perdida y afectada por circunstancias y otros. Tú en tú más pura esencia. Respetándote, brillando, desprendiendo luz y energía y contagiando todo eso a tu alrededor. Volviste teniendo una conexión más íntima contigo, meditando, habiendo escrito un ebook y sintiéndote maravillosamente bien por ello, por ese inesperado regalo que surgió espontáneamente en tus desayunos diarios con papel y boli u ordenador. Y escribiste un libro, un ebook que ha tenido buena acogida y que ha sido la puerta de entrada a mucho más. 

Volviste sabiendo poner límites, decidida a respetar tus necesidades y escucharte. 2019, a partir de ese momento, fue un año de intentar lo que sentías que debías intentar pero no de luchar insistentemente y chocar contra la pared sino de buscar tu lugar verdadero.  Probar, conversar, marcar límites, ver lo que no funcionaba, dejar ir cosas, sin quedarte encallada y atrapada en lo que no fuera para ti.

Cerraste definitivamente una relación, con dolor, con tristeza pero fuiste fuerte y seguiste lo que te dictaba tu corazón e intuición.

Aquello fue doloroso pero creciste, te reafirmaste y centrándote en ti, nuevamente sola en casa, te enfocaste en lo que para ti era esencial e importante. Empezaste a crear un nuevo proyecto, a crear por y para ti para hablar desde ti misma, mostrándote, con miedo, con dudas, con recelo, pero empeñada en hacerlo.

Te escuchaste y decidiste probar cosas que creáis podían ser buenas para ti tanto personal como profesionalmente. Lo diste todo por tu proyecto y viajaste para aprender, para crecer.

Has revisado y revivido momentos intensos de dolor, de tu infancia, de pérdida, de relaciones que no estaban funcionando del modo adecuado como esa cercanía quizá excesiva con algunas personas (pilares) de tu vida.

Has explorado tu respiración, cuerpo y mente. Has vuelto a amar a tu cuerpo. A sentirte segura y feliz en él. También con miedo a que volviera a ser el de antes que no querías y rechazabas… Pero sigues trabajando a diario para estar cómoda contigo y con él. Queriéndote tal y como eres y cuidándote para tener la mejor relación que puedas contigo misma.

Te regalaste grandes momentos como el primer viaje a Estocolmo disfrutando de esa ciudad que ya te había enamorado años atrás pero ahora acudiendo a ella para un workshop que te permitió ver por dónde seguir tu camino profesional. Te volviste a enamorar de la ciudad, de ese viajar sola que tanto disfrutas y de ver toda la fuerza, libertad, independencia e inspiración que aquello te aporta. 

Empezaste una terapia y creciste muchísimo en ella, destapando, dejando ir capas, hablando desde ti y en algunos momentos quedándote sola por decir lo que quizá otros no querían oír pero fuiste tú, fuiste auténtica.

Hubieron dudas. Dudas sobre relaciones con otras personas, sobre cómo decir las cosas, sobre qué estudiar… pero fuiste sorteándolo por el camino y tus elecciones, a la vista está, fueron perfectas para tu evolución y camino.

Dejaste atrás lo que debías a pesar del dolor, cogiste lo que sentías aún y con dudas y creciste y evolucionaste con cada y con cada no

Sí a estudiar meditación y yoga jivamukti, sintiendo una gran revolución interior.

No a seguir con una relación que no sentías y te había dolido tanto. No a seguir siendo la misma hija en una relación poco equilibrada. Sí a volver a Estocolmo para otro curso y formación. Sí a apostar por Conscious Living y confiar a pesar de no tener clientes e ingresos.

Esos últimos meses del año, inciertos, en los que no sabías de dónde sacar ingresos, con tus miedos sobre la posibilidad de poder quedarte sin dinero

Ha sido un año de valentía, de dolor, de dudas, de tristeza pero al mismo tiempo de mucha fuerza, de lucha (en positivo) por tus sueños y de abrirte nuevamente al amor. De irte a la India y ser revolucionario allí. Estando con el mejor compañero que podrías haber elegido, acercándote a él y descubriéndoos mútuamente. Haciendo un detox total que aunque te hizo sufrir y pasarlo mal, te devolvió por completo a ti, sobre todo físicamente, aunque limpiaste infinito de emocional también.

De limpieza en toda regla, de vaciar, de dejar ir.

Y decidir no irte de viaje nuevamente tras la India aunque estuviera planificado porque estabas exhausta y necesitabas estar en casa, sí, en tu casa. Dijiste que «no» a México y al quedarte, conociste a alguien. Esa decisión te permitió conocerle y ahora él está en tu vida y te está despertando muchísimas cosas y permitiendo, también, ser más tú que nunca y hablar, eso que tanto te cuesta y aunque no sabes qué será de vosotros, de la vida, del mañana, ahí estáis hoy.

 

Has llorado, 

has elegido,

reído, 

conectado contigo,

sido tu misma,

hablado desde ti, 

bailado,

sentido hasta casi explotar

te has permitido

y has dejado ir.

 

Has pedido ayuda cuando la has necesitado, sea en terapia, sea con amigas, sea con coaching para temas más laborales. Te escuchas, siempre y en consecuencia, tratas de darte lo que necesitas.

Has trabajado duro, mucho en algunos momentos pero eso te ha ayudado a construir todo lo que estás teniendo y recogiendo hoy.

Y sí, hay razones y muchas, para estar agradecida. Por el año, por ti, por seguir caminando hacia adelante, seguir buscando ser feliz día a día, por ser tu prioridad y escucharte. Por apostar por el cuidado propio, personal y ofrecérselo a los demás también, a los más cercanos y a los que deseen acogerse a él.

 

Gracias por bajar el ritmo, por ir hacia adentro, creer en ti, elegirte, cuidarte, ser auténtica, real, natural, sincera, honesta, coherente y fiel a tus valores y creencias.

Te abrazo fuerte y te sostengo de la mano, hoy y siempre,

Anna

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.