EN

Escritos cerca del mar

 

Escrito el jueves 1 de agosto

No tenía previsto enviar nada durante estos días, no al menos tan pronto pero, me he sentado a escribir al observar como me estaba sintiendo. Lloraba en casa en mi primer día de vacaciones. Por nada, por todo. Sensibilidad sobrecogedora que se te lleva a veces. Habré visto algo bonito, habré leído no sé qué, habré observado ideas que me pasaban por la cabeza, he pensado en alguien, he pensado en mí, he imaginado los días que vendrán durante este mes, he intercambiado audios con una amiga que está lejos, en Bali nada menos, he tachado cosas que quería hacer entre hoy y mañana para simplemente, liberarme de haceres… Y he decidido salir a tomar un matcha con una de mis personas favoritas.

Escribir siempre me ayuda a ordenar, a ver realmente lo que siento, a veces ver el porqué de las cosas si es que lo hay, calmarme, sobre todo… 

Creo que estos meses nos están tocando bien, a la mayoría. Será este clima astrológico, será que estamos en niveles de conciencia que nos abren y predisponen a ello. Sea lo que sea, estamos en un nivel importante de alteración, por decirlo sencillo y de un modo dulce. 

Llevo tiempo planteándome muchas cosas. De vida, de trabajo, viajes. Y solo sé y puedo decir que ya se verá. Hoy leía una frase con la que me siento totalmente alineada: “The answers you seek, never come when the mind is busy. They come when the mind is still”. Estoy totalmente de acuerdo. Mis grandes momentos de claridad mental han llegado estando precisamente en quietud. El no hacer nada es lo que precisamente me ha llevado a saber qué hacer, de qué modo y a tener claro mi camino. Por supuesto no lo conozco enteramente. Lo voy descubriendo al caminarlo justamente pero… si hecho la vista atrás, lo veo todo muchísimo más claro y esa eterna buscadora que ha habido siempre en mí, aunque por supuesto sigue existiendo y está siempre presente, ahora sabe qué busca y cuál es su intención en ella. No busco desesperada, no busco sin saber hacia dónde ir. Busco sabiendo aunque por supuesto con incertidumbres.

 

 

Escrito a finales de agosto

Y este escrito a medias, a medias conmigo misma en distintos momentos de este agosto, me permite ver tras estas semanas, la calma que ha reinado durante estos días y todo lo que ella ha permitido. Ver con mayor claridad, tomar decisiones pero sobre todo, pedirme más calma, para hoy y para mañana.  Calma y rebajar exigencias, prisas y presiones.

Regreso con este post, que también saldrá en newsletter para quien prefiera recibir una carta.

Estos días he tomado decisiones. Decisiones sobre cómo quiero seguir caminando, personal y profesionalmente. En mis planes próximos vienen viajes, sigo formándome, sigo creciendo, sigo abriéndome al mundo y vengo con muchísimas ganas de decir alto y claro, qué vengo a ofrecer. Llevo un tiempo trabajando de algo que me apasiona (storytelling, creación de contenidos y branding) y en conversaciones preciosas cerca del mar, me di cuenta de que hay varias cosas que se han repetido mucho en mí y que no me han hecho ningún bien, últimamente:

  • Una extraña necesidad de explicar(me) y justificar(me). Por un lado está bien, es necesario para entender qué hago y transmito pero no lo es cuando sientes que debes hacerlo para justificar tu transición. Las personas crecemos, evolucionamos, nos desarrollamos… Y este es mi camino. Un camino que no abandona nada sino que suma, aúna y crece. He hecho pequeños cambios sutiles en mi web, los veréis en los textos de la Home, del About y de mis Servicios. Seguiré actualizando según vaya avanzando en mis estudios-formaciones y aprendizajes y vaya ampliando lo que deseo ofrecer y compartir.

 

  • La idea errónea de tener que separar y dejar atrás mucho de lo que soy yo. Me niego, no voy a hacerlo y no es necesario. Sigo y seguiré escribiendo. Yo soy esa, forma parte de mí y de mi maravilloso trabajo. Pero también soy esta Anna que quiere compartir yoga, meditación, reiki y terapia. Estoy en continua construcción y evolución con lo que los cambios serán progresivos y naturales y todo os lo iré contando a través de mis distintos canales.

 

El mar, la calma, el silencio, la quietud, abandonar las prisas, el estrés, tener espacios en blanco durante el día… te aporta una serenidad que te permite ver con mucha más claridad, todo, absolutamente todo. Así que nuevamente, amén a esta frase:

“The answers you seek, never come when the mind is busy. They come when the mind is still”

 

¿Qué voy a estar haciendo este septiembre?

· Regreso a Estocolmo para realizar un breve teacher training de yoga para la mujer. También voy a tomar la formación de 75h de Jivamukti Yoga en Barcelona y voy a seguir con mi formación de maestra de meditación y reiki.

· Organizo mi primer evento a finales de mes. Este viernes os traigo todos los detalles 🙂

· Estoy planteando, además de este evento del que os hablo esta misma semana, otras cosas para los próximos meses que se irán concretando también a raíz de mis formaciones y sobre todo ello, os iré hablando y compartiendo.

· Y por último: la semana del 9 de septiembre mandaré una newsletter con un capítulo de Cuidarme para que podáis conocer de cerca el tipo de contenido que se encuentra en el ebook y os animo a preguntarme sobre cualquier duda que podáis tener al respecto.

Feliz de estar de regreso, seguir compartiendo, seguirnos inspirando juntos/as.

Un abrazo fuerte,

Anna

 

Fotografías: Anna Alfaro, Mallorca agosto 2019

 

Everything is optional and every option holds a promise, and in every promise there’s a plan for the «best of your life.» 

So, whatever you chose, or may yet choose, celebrate it. 

   The Universe

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.