EN

Rituales de belleza y cuidado

 

El cuidado tiene múltiples facetas y todas ellas son importantes y suman a nuestro bienestar. Si te apetece ver más sobre qué es el cuidado para mí y para otras personas de mi entorno con quienes he conversado sobre este tema, puedes verlo en este artículo de hace unos meses pero ahora, en este texto justamente me voy a centrar en los rituales de belleza, sobre todo al cuidado del rostro y su limpieza.

Los rituales de belleza, lejos de ser un lujo o una cuestión superficial, son momentos de conexión con una misma, de cuidado, de atención, de mimo, de darnos lo que necesitamos y nos hace bien. Es algo que creo que es básico, simple, son gestos sencillos que forman (deberían) parte de nuestro día a día, como el lavarse los dientes o ducharse, y que lejos de pensar en el tiempo “que nos quitan”, debemos pensar en todo lo que significan para nosotras.

Son gestos para vivir de un modo más consciente, presente, calmado y responsable para con una misma. He hablado un poco sobre ello en el podcast que me hicieron las chicas de Meet Vecinas aquí. Esta manera de relacionarme conmigo misma ha estado prácticamente durante toda mi vida conmigo. He crecido con ello puesto que mi madre siempre se ha “atendido” de este modo y ha resultado ser algo muy natural y orgánico para mí.

Recuerdo que una vez una amiga, ya hace años, me preguntó refiriéndose a la limpieza facial: “¿Pero lo haces cada día?” y mi respuesta, como decía más arriba fue clara: “Por supuesto, igual que me ducho y me lavo los dientes a diario, entre otras muchas prácticas básicas en mi día a día”.

Alimentamos nuestro cuerpo, alimentamos nuestra mente, alimentamos nuestra piel y es que esta última, está directamente en contacto con el exterior, es una vía de contacto directo con todo lo que nos rodea. Hace un tiempo entrevisté a Eli, de Mamita Botanical y podéis ir al post para saber mucho más sobre cosmética natural y orgánica pero esta frase, quiero traerla aquí porque viene perfecta para este tema del cuidado:

“Trato de cuidar a diario el pensamiento que es lo que nos enferma. Tratarme bien, cuidarme, estar presente, no dañarme. Es lo principal para los temas de belleza, está todo en la mente. Si te dices tantas cosas malas o feas, te contaminas, somos agua, está en tu cuerpo y se transforma en lo que eres… Por supuesto también cuido mi alimentación, comiendo bien. Hago yoga, intento ser feliz, ir al campo, que me toque el sol…”. Esto hace más énfasis en lo que trato de transmitir sobre el cuidado.

“La piel es nuestro órgano más sensible, nos dice cuando tenemos frío o calor, cuando estamos emocionadas o asustadas” (Mujeres que corren con los lobos). ¡Cuidemos de ella con consciencia, mimo y cariño!

 

 

¿Cómo lo hago?

Además de gestos importantes como las que comentaba Eli en esa entrevista y que comparto íntegramente y practico a diario (alimentación, hidratación, yoga y meditación, una mente sana, etc), os dejo a continuación mis rituales con el rostro en cuanto a limpieza. Se trata de rituales de día y de noche pero con mucho énfasis en la limpieza por la noche.

  1. Limpieza. Utilizo una leche limpiadora natural y ecológica de Doctor Hauschka que compro en La Marieta Salut).
  2. Tonificar con tónico de las mismas características y marca. (Para el paso uno y dos, utilizo unos discos desmaquillantes reutilizables que se lavan cada vez que usas, se pueden encontrar en Earth Beat).
  3. Serum por la noche que combino de Doctor Hauschka y de Mamita Botanical. Por las mañanas utilizo crema hidratante de rosas y contorno de ojos, de las mismas marcas.
  4. Mascarilla una vez por semana que me dejo entre 20 y 30 minutos. Utilizo una tipo mousse de Apicia.
  5. Exfoliación – limpieza extra unas tres veces por semana en la ducha con la crema limpiadora de Hauschka.
  6. Limpieza facial completa 1-2 veces al año. Os recomiendo La Marieta Salut con tratamientos integrativos y holísticos, un espacio más terapéutico que estético, o The Beautery.

 

Fotografías: retratos de Sandra Rojo. Lifestyle, Anna Alfaro.

 

En mi caso, trato de utilizar en la medida de lo posible (y esto tiene que ver con la coherencia de la que hablé aquí, ya que en ocasiones, no podemos hacerlo todo “tan bien” como deseamos y NO PASA NADA, somos seres humanos… hay que tener aquí cierta flexibilidad) cremas y productos ecológicos y orgánicos para respetar al medio ambientes y a nuestra piel. Si decidimos tomar conciencia de ese cuidado, sin duda, nuestro alrededor debe ser también cuidado. Se trata de pequeños gestos con impacto global y por ello, la elección de qué consumimos (igual que cuando hablamos de alimentación) es tan importante. Tomar elecciones que verdaderamente nos cuiden, permitiéndonos estar libres de sintéticos con efectos tóxicos y nocivos que no solo perjudican la piel sino toda nuestra salud en general.

Algo que también he visto importante en los últimos años, y más con todo el boom de información que nos impacta continuamente, es la importancia de un buen asesoramiento. Así como lo es con la alimentación, en la que necesitamos que nos orienten en función de nuestras características, necesidades y estilo de vida, también lo es con nuestra piel. Hay muchas marcas en el mercado o muchas maneras de cuidarse y aunque yo aquí os deje algunos nombres, he llegado a ellas probando, pidiendo opinión y dejándome asesorar.

En mi investigación personal, he contado en los últimos tiempos con los consejos de Mar, de La Marieta Salut. Coincidimos en yoga y al final, acabas encontrándote con personas afines y en el mismo mood y su espacio, ha sido para mí también un lugar en el que sentirme segura, bien recomendada y tranquila, sabiendo que lo que ella me iba a decir iba a ser en mi beneficio.

Para terminar, solo decir que… aunque hasta ahora quizá no hayas tenido tanta constancia o consciencia, cualquier momento es bueno para empezar y aunque creas que quizá tu piel está demasiado dañada o cualquier otra cosa negativa al respecto, empezar con pequeños gestos diarios es lo mejor que puedes hacer por ti. Integra esos rituales diarios y mantente firme a ellos, ¡verás como sentirás una gran diferencia en tu rostro!

Y esto no es más que otro de los muchos gestos que puedes tener contigo pero extensible a muchos otros aspectos y momentos de tu vida. Si te apetece saber otras de mis prácticas, recuerda que puedes verlas en mi 48h de rutinas de cuidado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.