EN

Ringana, cosmética natural

 

“La cosmética limpia igual que la comida limpia”. Esta es una de esas frases que… enmarcaría, que podría dominar alguna de las paredes de mi casa. Amén, diría. No soy religiosa, simplemente creo… en las cosas que creo. Esta, es una de esas cosas.

Y como creo y confío en el poder de todo aquello que aplicamos a nuestro cuerpo, todo aquello que de algún modo influye en él… trato de cuidarme al máximo, es algo que hacemos por nosotras mismas, esos rituales que… nos hacen sentir bien, estar equilibradas, conectadas. Belleza en equilibrio. Nuestro equilibrio y que se transmite, se propaga. Si estás bien… todo va mejor. Si tu mente está centrada y equilibrada, todo a nuestro alrededor lo está. Las cosas buenas atraen a otras mejores. Cuidarnos, acaba por llevarnos a cuidarnos en todos los aspectos de nuestras vidas. Podemos empezar por el yoga, el yoga hace que hagamos cambios en nuestra manera de alimentarnos, en el tipo de cosas que valoramos, y una cosa, lleva a la otra. Igual que la cosmética, la belleza natural por la que yo sí apuesto. La nutrición dérmica. Buscar un diálogo saludable con el cuerpo, en mi caso a través de la comida, el yoga y este tipo de rituales.

Hace algunos meses descubrí Ringana y estoy simplemente feliz y contenta de este gran hallazgo. Justo “nos encontramos” a pocos días de irme a la India con lo que me llevé solo pequeñas porciones de algunos productos y… cada vez que me los aplicaba, me sentía deliciosamente. No es promoción, es sinceridad. Lo he dicho muchas veces: ¿qué hago aquí? ¿Qué hago en mi Instagram? Trato de compartir lo que me gusta, lo que me llena, lo bonito, lo que me hace feliz. Ringana lo hace.

¿Cosas que me gustan de ella?

  • Es ecológica, vegana y respetuosa con el medio ambiente.
  • Contiene sustancias activas muy potentes como los aceites de brotes y semillas, pudiendo así, concentrar las fuerzas vegetales y siendo altamente antioxidante.
  • No tiene efectos secundarios puesto que no hay conservantes ni emulsionantes críticos, trabajan con alta tecnología natural y por lo tanto no alteran el pH natural.
  • Trabajan con envases ecológicos, sostenibles y reciclables (cuando reunes 10 envases, puedes enviarlos a la central de Ringana y te mandan un producto gratuito). Los frascos vienen envueltos en toallas de algodón biológica (¡te derrites cuando ves eso tan bonito y agradable…!).
  • Son un negocio limpio. Respetan a los demás, a los animales, a las plantas y por supuesto a nosotros mismos.
  • Y por supuesto, y no menos importante, el olor de los productos, el tacto suave sobre la piel y el efecto frescor.

Son productos naturales y como tales, los efectos no son inmediatos pero poco a poco, puedes ir viendo pequeños cambios día a día, que a la larga, significan y se convierten en grandes éxitos a largo plazo. Una manera de lograr una piel bonita y equilibrada, algo que… sin duda todas queremos.

Una de sus frases que me llegó al alma es esta: “Yo pero mejor”. Eso es lo que yo siento con el yoga. El yoga permite que nos desarrollemos y nos conectemos de tal modo que terminamos siendo la mejor versión de nosotras mismas. Es tan… ¡poderoso! El yoga y este tipo de productos, de sensaciones, de experiencias sensoriales que te tocan a todos los niveles hasta llevarnos a esa felicidad y a ese, vivir en equilibrio, en positivo.

Yo soy feliz cuidándome, mimándome… Es mi manera de ser, de hacer. Lo hago con el yoga, con la alimentación, con lo que me rodea, con lo que visto, huelo, siento, toco… Mis rituales de belleza son importantes y los valoro, desde los de primera hora de la mañana hasta los que realizo antes de acostarme por la noche. Es la manera de mantenernos en sincronía con la naturaleza, algo que nos hace sentir bien, en orden, en calma. Ser coherentes tomando conciencia.

He estado leyendo bastante sobre ellos y trabajan para el cuidado de todo el cuerpo, de punta del pelo a punta del dedo del pie; desde el exterior (con todo aquello que penetra por la piel) hasta el interior (con suplementación) a través de curas, bebidas frescas y CAPS (cápsulas).

No utilizan nada de origen animal, todo proviene directamente de las algas, 100% vegetal, repletos de principios activos, con influencias del ayurveda y trabajando los distintos productos con sinergia entre ellos.

Por ejemplo el bálsamo de manos sirve además de para las manos y cutículas, como aceite para los resfriados aplicándolo como ungüento en el pecho. El spray antivarices tiene su principal foco en las piernas pero es una delicia utilizarlo en la relajación final de una clase de yoga o aplicar en una zona contracturada. Leo estas cosas, las pruebo, las sientoy me alucina, me enamora. Es bonito porque resuelve necesidades.

Si queréis saber más sobre ellos, os invito a uniros a alguna de las charlas que hacen en distintas ciudades de la península (si os interesa ir a alguna en Barcelona o Madrid, decirme porque quiero ir a alguna de ellas y podríamos hacer un bonito grupo juntas!). En estas, te hablan sobre la marca, sobre cada producto pero no únicamente sobre sus beneficios “oficiales” también esos otros escondidos que solo saben quienes los han usado (¡yo quiero descubrirlos!).

Así que bueno, dicho esto, si os apetece más sobre Ringana y su cosmética fresca y limpia, ¡ya sabéis!

 

ringana belleza natural

 

Fotografía: Anna Alfaro

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.