EN

Inspiración culinaria

Siempre he cuidado mucho mi alimentación. En parte es algo de familia. En casa, mi madre siempre ha tenido mucha conciencia por el buen comer, sano, equilibrado… He crecido con ello pero también por necesidad personal, siempre tuve algo más de preocupación al respecto. Siendo joven por cuestiones sobre todo físicas y de aspecto, me preocupé «demasiado», dejemoslo así. Con los años, y no digo que olvidando esa parte del aspecto porqué eso es algo que va ligado a muchas personas, habitualmente más mujeres que hombres, se ha ido despertando también todo ese interés por la calidad de esa alimentación. Qué comer, el porqué de cada cosa, cuáles son esos nutrientes necesarios e imprescindibles, vitaminas, elementos esenciales…. Y quizá algo más desde que hace un par de años empecé a encontrarme francamente mal con digestiones pesadas, sensación de pesadez, ardores, tripa inflada, y un sinfín de otras muchas molestias. Visité médicos y más médicos sin sacar mucho en claro.

Ha pasado todo ese tiempo y por más visitas que he hecho a médicos y más médicos, sigo sintiéndome mal. No han sabido dar con nada para mejorar mi salud. Helicobacter pylori, me dijeron en más de una ocasión. Para saber más sobre esta bacteria que está tan de moda (a todos nos dicen que tenemos esto, últimamente… será otro «saco roto» como cuando nos dicen que tenemos «intestino irritable«, algo que también me han dicho varias veces) os dejo con el link directo a wikipedia. He sido tratada en tres ocasiones con grandes dosis de medicamentos para tratar de eliminar la bacteria, sintiéndome aún peor tomando esa medicación que con los síntomas mismos. Hice el último tratamiento hace un mes, 10 días de química a los que le siguieron 30 días más de probióticos (eso por supuesto no me lo dije el médico). Muy importante tomarlos después de tratamientos duros y agresivos, repoblar la flora intestinal y todos esos bichitos buenos que también eliminamos con la medicación. Sigo enferma.

Parece increíble pero es así. Y al final, después de tanto tiempo, llegas incluso a acostumbrarte a encontrarte mal. Qué lástima pero también es así. No obstante, no he dejado de buscar, investigar y tratar de buscar el modo de sentirme mejor. He leído mucho, preguntado… Y muchas de mis nuevas pautas (como los batidos verdes que tomo desde hace un año), el refuerzo de la espirulina, introducir elementos a la dieta importantes y necesarios como la chía, cereales ricos y variados (mijo, trigo sarraceno, amaranto…), dejar atrás la lactosa (y no centrarse sólo en la soja) tomando leche de avena (es mi favorita si tengo que escoger entre las de arroz y avellana y hay algunas marcas que las hacen deliciosas…) están haciendo que vaya encontrándome algo mejor.

En toda esta búsqueda, es muy interesante cualquier tipo de input que pueda aportar conocimiento y el mundo online, en parte, está ayudando mucho en mi proceso.

Os dejo con algunas de esas imágenes que muestran el «know how» de nutricionistas, blogs de alimentación, personas con grandes conocimientos de una alimentación saludable y curativa e incluso aficionados e interesados por el gran mundo de la alimentación y que como nosotros, sólo tratan de hacerlo cada día, un poco mejor para sentirse bien, con energía y con la certeza de estar aportando al organismo lo que necesita.

Platos y recetas

1. Miriam Albero    2. Restaurante Flax & Kale     3. Alba Niubo     4. Fauna y Flora

Comer bien

1 y 2. Lala Kitchen     3. Real fábrica   4. Green kitchen stories

Si todavía queréis leer algo más sobre alimentación, os dejo con un post antiguo. Algo irónico pero a mi parecer, muy real…  «La locura del comer sano«.

Y dicho esto… feliz semana!

/ INFO

Además de contactarme a través del formulario que tienes en esta página, puedes enviarme directamente un email a hola@annalfaro.com
Será un placer saber de ti.
Anna

/ Dosis de
inspiración

Únete a mi newsletter para tener un día a día más inspirador. Recibe mensualmente contenido seleccionado relacionado con el bienestar, diseño, literatura, arte, cultura, música… y mucho más.

.