Una relación positiva con una misma

Esta semana, el formato de post es el de “Conociendo a…” pero he querido poner este título esperando llamar mucho más la atención y así que el mensaje de Maite, a quien entrevisto, llegue a más mujeres a quien seguro que ayudaría a ser más felices y a lograr esa relación positiva con una misma, algo que muchas buscamos y que a menudo no sabemos como conseguir.

Os dejo con ella y lo que me ha contado de su bonito trabajo al lado de tantas mujeres.

 

 

¿Podrías presentarte? Brevemente, situándonos en quién eres, personal y profesionalmente.

Me llamo Maite Issa y soy Coach e Instructora de yoga, especialista en Autoestima Corporal y Empoderamiento Femenino a través de Body Positive by Mai. ¡En la próximas preguntas te explicaré en qué consiste eso !

Llegué a Barcelona hace un poco más de tres años, como responsable de Comunicación de una multinacional, ¡muy poco que ver con lo que hago ahora! Mi carrera me había llevado a vivir en muchos países antes de enamorarme de Barcelona y de Cataluña.

A nivel personal, me apasiona desafiar los estándares impuestos a las mujeres, practicar yoga, bailar, hablar (mucho), aprender nuevos idiomas y comer (¡dulces!).

 

A día de hoy te dedicas a impartir clases de yoga y eres coach. ¿En qué consiste tu trabajo?

Mi trabajo consiste en acompañar a las mujeres en sus procesos hacia un amor propio incondicional.

Ya sea en clase de yoga o en sesión de coaching, pongo el enfoque en el autoconocimiento y en el desarrollo personal para hacer las paces con esas partes de nosotras que la sociedad nos ha enseñado a no aceptar.

Creo un espacio seguro donde las mujeres estén a gusto para soltar los complejos y las creencias negativas que no les sirven para ser felices y vivir la vida de abundancia y libertad que se merecen.

Propongo un acompañamiento personal con sesiones individuales, también hago talleres, retiros de yoga y empoderamiento femenino y clases semanales de yoga. Trabajo siempre mente, cuerpo y emociones conjuntamente para que los cambios se hagan a nivel profundo y perdurable en el tiempo.

 

¿Cuál es tu objetivo ?

Mi objetivo es que todas las mujeres del mundo se sientan felices con su apariencia y que los complejos ya no formen parte de nuestra realidad. Ya sé, ¡es ambicioso y además, las industrias de la dieta y de la belleza no me lo ponen fácil!

Creo profundamente que cada mujer tiene muchísimo más que aportar al mundo que una apariencia bonita. También sé que cuando una mujer se libera de sus complejos, se vuelve poderosísima para conseguir todo lo que se propone.

Quiero  romper con nuestra herencia cultural que considera lo masculino superior a lo femenino y por la que hemos interiorizado que nunca somos lo bastante perfectas para merecer la vida que se nos antoja.

Como me importa muchísimo que el mensaje de empoderamiento llegue a cuántas más mujeres mejor, propongo muchos recursos gratuitos en mi página web. Se puede descargar un Ebook que he escrito con una guía en 10 pasos para hacer las paces con nuestro cuerpo.

También he lanzado el primer podcast en español sobre Empoderamiento Femenino y Autoestima Corporal, La Empoderada Positiva. Entrevisto a muchas expertas sobre temas varios como las gestión de las emociones desagradables, la autoestima, las relaciones tóxicas, la sexualidad, etc. En cada episodio damos consejos prácticos que las oyentes pueden llevar a su vida diaria.

 

¿Qué significa ser coach de empoderamiento femenino y autoestima  corporal?

Significa que a través del trabajo sobre la autoestima corporal acompaño a las mujeres a empoderarse. Como te lo contaba más arriba, cuando una mujer ya no tiene su espacio mental ocupado por lo “qué van a pensar los demás” y los “no tenía que haber comido tanto”, libera espacio para todas las cosas que realmente le permiten desarrollarse en el mundo y expandirse a nivel personal.

Por eso, la aceptación corporal es una vía de empoderamiento, especialmente para las mujeres ya que a culturalmente nuestro crítico interior suele enfocarse en el cuerpo y la apariencia física. Los hombres tienen otros tipos de presión como el “ser fuerte” o el  ganar mucho dinero, entre otros.

Para entender la relación entre empoderamiento femenino y autoestima corporal, es importante tener en mente la historia del culto de la belleza. En su libro “The Beauty Myth” de 1991, Naomi Wolf enseña como el crecimiento de la autonomía y del poder socio-económico de las mujeres ha sido seguido del aumento de la presión social por la belleza.

Está claro que no se trata únicamente de la una obsesión por la belleza. Es una obsesión por el control y la sumisión de las mujeres. Cuando una mujer no se acepta fisicamente, no sólo no se atreve a ponerse alguna ropa, va más allá y tiene que ver con no permitirse el espacio que le corresponde en la sociedad. De hecho, la imposición de la delgadez como norma, que surgió en los años 20 en los Estados Unidos, es una metáfora del lugar que el patriarcado le quiere dar a las mujeres: que tomemos siempre menos espacio, que nos hagamos siempre más pequeñas. Por eso es lógico para mí trabajar la Autoestima Corporal y el Empoderamiento Femenino juntos, puesto que son conceptos que no se pueden disociar.

 

¿Únicamente trabajas este tipo de cuestiones, de autoestima y empoderamiento o también trabajas con mujeres con ansiedad, inseguridad, estrés u otras problemáticas?

La ansiedad, la inseguridad, el estrés y todo el rango de emociones pueden tener como origen la falta de confianza en una misma producida por los complejos y la baja autoestima. En este caso, sí que trabajo también esas emociones.

En mis clases particulares de yoga, suelo además tener mujeres que tienen mucha ansiedad y mucho estrés.

Sin embargo, no soy psicóloga ni psicoterapeuta y el proceso de coaching no es igual a un proceso de psicoterapia. En coaching, nuestro enfoque está en el futuro, en los objetivos y el estado deseado de la persona, más que en el pasado.

 

¿De qué herramientas te sirves para desarrollar tu trabajo? ¿Por qué  eliges para trabajar, yoga y coaching? ¿Qué les une?

He desarrollado una técnica propia, nutriéndome de mis estudios y de mi experiencia personal. Mis principales herramientas son el Coaching Integrativo, el PNL (Programación Neurolinguística), el Yoga, el Tantra y el Movimiento Vital Expresivo.

Los talleres que organizo mezclan de todo ello y a nivel de acompañamiento personal, gracias a la riqueza de estos recursos, me adapto en todo momento a lo que necesita la persona dentro de su proceso.

Uno el Coaching con todas las otras herramientas de trabajo corporal (como el Yoga) ya que la integración en el cuerpo es la base de todo cambio a largo plazo, la sabiduría de nuestro cuerpo es la guía y es imprescindible reconectar con ella. El trabajo a nivel energético permite desbloqueos emocionales que no permite el trabajo “desde la mente” a solas. Sin el trabajo corporal, toda mejora sería muy superficial.

 

¿De dónde surge tu necesidad o la “llamada” para dedicarte a esto?

Esta llamada surge de mi experiencia personal. He tenido una larga historia de complejos y de dietas restrictivas. A los 10 años ya estaba a dieta. Crecí en Francia, hija de padres extranjeros (de Grecia y Haití) y tenía un metabolismo muy distinto a todas mis amigas. Ellas podían comer todo lo que se les antojaba sin engordar un gramo y yo lo hacía muy rápidamente. ¿Cómo he interiorizado que era mejor ser delgada? Pues simplemente porqué no había ninguna representación de mi tipo de cuerpo en los medias ni en ninguna parte. Todas las estrellas de cine y las series me enseñaban que las mujeres que eran felices, tenían pareja, trabajos estupendos y una vida perfecta, eran delgadas. En mi cerebro pre-adolescente, la respuesta ha sido rápida. Necesitaba ser como ellas.

A los 14 tuve una anorexia por la que dejé de tener la regla durante un año y después de eso, seguí haciendo dieta y ejercicio de manera compulsiva durante casi diez años.

Quiero que las niñas y las mujeres que pasen por lo mismo que yo, puedan tener un apoyo y entender que no están solas, como me habría gustado a mí tenerlo en aquel momento.

Imágenes de archivo cedidas por Mai

 

¿Cómo crees que a día de hoy se siente la mujer en comparación con años atrás? ¿Sientes que se está progresando? ¿Y qué nos queda por hacer?

En ciertos puntos hemos mejorado. En otros, no en absoluto.

Desde aproximadamente el 2012, el movimiento Body Positive se ha hecho famoso en EEUU y hoy está creciendo por el mundo, animando a todas las mujeres (¡y a los hombres!) a no someterse a las exigencias de los cánones de belleza y a respetar todos los tipos de cuerpos. Gracias a ello, hoy, una mujer puede fácilmente encontrar en las redes cuerpos y mujeres que se parecen a ella, y dar con muchísimos recursos útiles sobre el tema de la aceptación corporal. El cuerpo que somos es una de las cuentas de Instagram en español que me gusta mucho. En inglés, la página Beauty Redefined es una fuente maravillosa de información y apoyo.

En los medias generales, sin embargo, la figura clásica de la modelo muy alta y delgada aún no comparte mucho el podium con mujeres “normales” y los diseñadores de moda siguen reacios a vestir mujeres que salen de su estricta definición de belleza.

A nivel de estándares, hemos pasado, desde los 90 y la era de Kate Moss en la que cuanto-más-delgadas-mejor a la era del “curvy”. Se podría pensar que esto es una mejora pero al revés. Si antes bastaba con ser muy delgada, ahora hay que ser muy delgada, con caderas y pechos abundantes, la barriga plana y las piernas largas, firmes y sin un gramo de celulitis, los brazos definidos, los labios carnosos, la melena suelta y salvaje… Mmmmm, ya es suficiente, ¿no? ¿Cómo se hace eso por favor?

 

¿Podrías compartir algunos tips básicos para ayudar a que las mujeres se sientan mejor, más seguras, en su centro, amándose y respetándose?

Primero te diría que no te presiones por querer a tu cuerpo. Muchas veces veo en las redes sociales estas fotos de “Somos todas bonitas” y “Quiere a tu cuerpo” y lo cierto es que esto pone muchísima presión a las que no se sienten cómodas con su apariencia. No se puede de un día para otro de repente amar al propio cuerpo. El primer paso es aceptarlo tal y como es. Aceptar que también hay partes que no te gustan.

Desarrollar una visión más instrumental y menos estética del cuerpo es un paso crucial para ello. Eso quiere decir enfocarme más en las sensaciones que me proporciona en vez de vivirlo desde fuera, desde el espejo. El tocarme, acariciarme, moverme de manera placentera y no “porque tengo que perder peso”. Eso son todas vías de desarrollo de una relación positiva con nuestro cuerpo. ¡Yo siempre digo que la mejor vía es el placer!

En el primer episodio de mi Podcast doy muchos más trucos por ello a quienes quieren profundizar en el tema a escucharlo o a bajarse el Ebook que mencionaba antes.

Y hasta aquí esta gran conversación con Maite de Body Positive by Mai. Espero que os haya resultado interesante y en todo lo que cuenta, encontréis algo que os estimule y anime a seguir buscando dentro de vosotras para lograr una relación positiva con vosotras mismas.

2 Comments

  • ¡Qué gran entrevista! Me ha alegrado el día poder conocer a Maite y el trabajo que hace. De hecho, me voy directa a descubrir su web, su Ebook y Podcast. Me imagino que es por el camino que estoy tomando yo misma en el que intento aceptarme tal y como soy y trabajar para poder ofrecer (me) la mejor versión de mí misma, que hace que esté al tanto, en búsqueda y más receptiva a artículos como éste. Ha sido todo un regalo. ¡Gracias!
    • Anna Alfaro
      ¡Como me alegro! Gracias a ti Mamen, a seguir descubriendo personas así y a seguir creciendo :)

Leave a comment