Agradecer las cosas…

Hace un tiempo integré una nueva rutina en mi día a día, concretamente en mis mañanas. A veces me pregunto cómo soy capaz de hacer tantas cosas antes de ponerme en marcha y empezar a trabajar. Parece mentira que levantándome algo antes de las 8, sea capaz de dedicarme unos 20 minutos al yoga, tomar el agua con limón y el delicioso desayuno que religiosamente me tomo (sentada y “enfocada”, lo entrecomillo porque últimamente he estado corriendo demasiado, voy en busca y captura de la calma, o como mínimo, algo más de esta). En fin, me desvío. Me gusta empezar el día con mi música de fondo o el telediario (por ponerme algo al día), desayunar, reviso Instagram y las muchas fotos preciosas que se colgaron en las últimas horas… Y, ahora, me centro también en agradecer las cosas.

Se trata de algo que realmente no te lleva más de… ¿dos minutos? Coges una libretita o tus notas del teléfono, yo lo hago así, con el iPhone, y registro aquellas tres cosas de mi día anterior por las que me siento agradecida. Lo leí en algún lugar que era una buena manera de comenzar el día, agradeciendo esas cosas buenas de la vida. Son únicamente tres y creo que todos somos capaces de reconocer y de tener en nuestro día a día, tres cosas por las que podamos dar las gracias. Desde la cosa más simple hasta lo más profundo, grande e “importante” (importante lo menciono así porque grande o pequeño, simple o complejo… todo es importante). Una práctica que en definitiva, nos lleva muy poquito tiempo y nos hace darnos cuenta de todas aquellas cosas buenas de nuestra vida y quizá, dejar de quejarnos tanto y enfocarnos en todas esas cosas buenas.

Algunas de las cosas que anoté en los últimos meses, empecé con esto en mayo, para que os hagáis una idea de todo eso por lo que podemos dar las gracias, que veáis que hasta la minucia más pequeñita…

  • conocer a alguien que admiras, que comparta su mundo conmigo y me transmita todo su entusiasmo
  • tener a mi madre en mi vida
  • un mensaje bonito que me dejaron en Facebook o Instagram, personas que no me conocen en persona y que valoran quien soy
  • que una vecina te diga que estás guapísima
  • el éxito de un vestido en una boda
  • que una profesora, antes de entrar al vestidor, sepa que estoy porque ha olido a mi
  • escaparme a Mallorca con un amigo
  • leer Instrumental
  • hacerme la manicura
  • una clase de Jivamukti
  • reencontrarte con alguien con quien tuviste una historia y ser amigos, poder contar con él en tu vida
  • mirarte al espejo y sentirte bien
  • que me siga en Instagram alguien que me encanta
  • comer un trozo de pastel delicioso
  • irme de viaje con un amigo con quien no viajé nunca y que vaya de fábula
  • el café de hoy
  • ponerme morena
  • tener cientos de pecas en verano
  • bailar en la ducha
  • el jabón de la ducha que me regaló mi madre
  • la música

¿Veis? Hay cientos de cosas, todos tenemos las nuestras, por mal que a veces nos parezca todo y estemos grises… Yo, hay días que anoto muchas más cosas, no me limito únicamente a tres si tengo más que aportar a mi rutina de “agradecer las cosas”. ¿Lo intentáis? ¡Ya me contaréis qué tal os va!

agradecer las cosas

Imágenes: Anna Alfaro

2 Comments

  • Kari
    Me encanta!!! .Agradecer las "buenas cosas", por pequeñas que nos parezcan, y aquellas más grandes, que nos ocurren todos los días, es sin duda un maravilloso ejercicio que deberiamos tener presente. Comienzo a llevarlo a cabo y agradecerte por compartir tan bonita práctica. :-)
  • Anna
    Qué bien Kari, me ilusiona que os sirva y os guste la idea! Gracias por comentar! Besos

Leave a comment